Vehículos híbridos

Un vehículo híbrido tiene mayor eficiencia energética, económica y es una opción que resulta ecológica.

Los vehículos híbridos los vamos a diferenciar entre motorizaciones diésel y gasolina con electricidad y gas.

Híbrido es el vehículo que usa diferentes tecnologías para su propulsión.

Según el sistema utilizado se pueden conseguir resultados distintos en los conceptos señalados (Energía, economía y emisiones).

Híbridos: motores de combustión con diesel o gasolina, con energía eléctrica generada por el motor de combustión, energía de frenada o enchufables.

Ventajas: distintivo eco, aprovechamiento de la energía cinemática, mejoras económicas en densidad de tráfico, consumo reducidos, mejoras medioambientales en densidad de tráfico, menores emisiones.

Desventajas: su precio, Mantenimiento más caro, contaminación, como cualquier otro vehículo cuando funcionan con motor de combustión, las baterías tienen una vida muy inferior a la vida del coche y su toxicidad (CO2) en la construcción y en su reciclaje.

Existen tres sistemas de propulsión en híbridos eléctricos: sistema paralelo, sistema combinado y sistema en serie.

Sistema paralelo: el motor térmico es la principal fuente de energía y el eléctrico actúa en salidas y aceleración, cuando más potencia se necesita y mayor consumo.

Este sistema es el más barato de implementar y se monta para conseguir distintivos medioambientales, pero la realidad es que su efecto en la economía de consumo y emisiones son realmente pequeñas.

Sistema combinado: el motor eléctrico funciona en solitario a baja velocidad, en alta trabajan juntos el térmico y eléctrico.

El motor térmico combina los factores de propulsión y alimentación del generador que provee de energía al motor eléctrico, mejora de la eficacia del vehículo, pues aprovecha el sobrante del térmico para recargar las baterías.

No suelo hablar de motores comerciales pero me van a permitir en este sistema nombrar al Prius, para nosotros dentro de nuestros conocimientos en el sector, el mejor vehículo híbrido eléctrico.

Este sistema es el más caro y complejo y sus ventajas son las mejores: menor consumo en ciudad, en carretera funciona con el motor térmico, y en emisiones la parte de funcionamiento eléctrica mejora la media de misiones, contando que el motor térmico ya tiene consideradas sus emisiones en funcionamiento

Sistema en serie: el vehículo se impulsa solo con motor eléctrico, que mantiene la energía de un generador alimentado con un motor térmico.

Consumos y emisiones similares a un vehículo térmico, menor implantación en el sector.

En el sistema en serie los híbridos tienen ahorros económicos y medioambientales tan pequeños que la inversión que hay que realizar solo se amortiza con el sello Distintivo ECO.

Ahora hablaremos de los híbridos a gas, pero no podemos dejar los híbridos eléctricos sin decir, como es conocido por ustedes y que Ferrosite empezó transformando en el 2008, que en cualquiera de sus sistemas una proporción mayoritaria de ellos funcionan hoy como gasolina+gas+eléctrico en el sector privado, pero aún más en el público, consiguiendo con ello los mejores resultados económicos y sobre todo en emisiones.

Como inicio para hablar de los híbridos a gas dejar claro la parte más importante, que el uso de la tecnología del gas se una en toda la vida útil del vehículo y que la energía alternativa a usar mejore en todas sus partes económicas y medioambientales.

Nadie discute que el precio de la energía gaseada y sus emisiones tienen rebajas importante sobre los combustibles clásicos.

Lo eléctrico, se genere verde convencional, también tiene alguna emisión y económicamente es más caro, el día ,que no llegará, que todo sea eléctrico el coste para enfriar un refresco sería impagable.

Ahora sumen los híbridos a gas, funcionamiento total. Híbridos eléctricos un 15% su funcionamiento entre urbano y carretera. Saquen sus conclusiones económicas y medioambientales.