Transformadores de Energías Alternativas

Hoy vamos a echar una mirada hacia dentro, mirando hacia fuera y ver si somos capaces de entender y hacer entender lo que somos y hacia dónde vamos o podemos ir.

Bienvenidos a lo que intentamos hacer, para que ustedes puedan tener donde escoger, ahorrar economía y mejorar medioambientalmente, y nosotros conseguir que nuestras empresas funcionen en la lucha contra la crisis y con los impulsos de una administración que busca el camino, y que esperamos, que se encuentre rápido.

Transformar hacer que algo cambie o sea distinto, pero sin alterar totalmente sus características esenciales.

Esta palabra tiene tantos significados, según se use, que puede ir desde una rotación en matemáticas, hasta un transformador eléctrico. Creo que esto es lo que, pasa cuando se habla de transformadores de energías alternativas gaseosas (GLP, GNC) que según quién la use nos ponen como un sector que mejora las cosas, pero manteniendo lo esencial (usuario, generalista, taxista, profesional de transporte, etc.).

Otros que nos nombran como aquellos que, como los “gusanos de seda nos transformamos en mariposa”, destrozando lo original (los fabricantes). En el caso que la transformación se realice de acuerdo a sus intereses, colaboraciones, fase 2, entonces pasamos de ser peligrosos a convertirnos en piezas importantes en su marketing (publicidad y venta) como un producto inmejorable.

Estamos de acuerdo que los “intereses creados” de Jacinto Benavente no son los que usamos todos en nuestra vida diaria, pero si mantendríamos una objetividad basada en el trabajo y resultados, “todos” saldríamos beneficiados, incluso hasta nuestros clientes, que no saben qué hacer cada vez que se van a comprar un vehículo y le dicen con “energía” que si hace algo aunque sea para mejorar pierde la garantía, le queda la sensación de que va a incurrir en un delito. si el cliente tendría respuesta a sus necesidades y no las que quiera colocar el fabricante, nosotros no existiríamos.
En países de “segunda” como Estados Unidos, el gobierno saco la ley de Magnuson-Moss Warrant,  donde cada uno es garante de lo que pone o afecta. Textualmente, publicado en la EPA del 8 de abril del 2011 dice: “el fabricante de los sistemas de conversión de combustibles alternativas limpias se hace responsable de los problemas de fijación que se producen como consecuencia en la conversión” pero la parte de la OEM mantendrá las piezas o sistemas originales que mantienen su función después de la conversión y no se ven afectados en ningún momento.

Italia y otros países europeos, Turquía, etc. dónde ruedan millones de coches transformados, existe la política de “vive y deja vivir”, no estarán acertados, pero comparándonos no saldríamos muy bien parados.

Las mismas marcas que aquí no paran de quejarse de intromisión cuando les interesa en el resto de mercados colaboran o no ponen más pegas que las que existen en el mercado.
España tiene en cuanto homologaciones los sistemas más rígidos de la UE por no nombrar al resto. El sector lo admitimos porque todo lo que sea mejorar en calidad nos hará más fuertes. El sector se gasta al año cantidades muy importantes de dinero en homologaciones y desarrollos. No somos un grupo de amigos “transformando el Seat para rally”. Hoy contamos con laboratorios, bancos de potencia, maquinarias de emisiones de última generación, todo lo necesario para poder monitorizar un motor, intentar conseguir el mejor producto al mejor precio.

Todas estas máquinas son contrastadas por empresas con certificados ENAC, lo que decimos, lo certificamos. Pero aún con todo parece que nuestras homologaciones son diferentes a las de los fabricantes en cuanto ayudas y valoraciones.

Ferrosite ha dado un paso más y todo el vehículo desarrollado le llega a sus redes comerciales con los parámetros en sus kits,  de esta forma queremos asegurar que mantenemos todo lo desarrollado y si es necesario el departamento de asistencia interviene dando rapidez en corregir las incidencias.

Con estas decisiones nos igualamos al fabricante, que si su coche tiene un problema pasa por el concesionario que se conecta con su marca y actúa.

Los transformadores hemos realizado en los últimos 15 años el 80% de los vehículos con energías alternativas que hay en este país. En el año 2009 Ferrosite firmó un contrato con Chevrolet y por primera vez empezamos a fabricar para una marca, parecía, que siguiendo los pasos de Europa, que en estos momentos tenía 12 millones de coches a gas (GLP y GNC), podríamos crecer en nuestro trabajo y mejorar los “bolsillos” de los demás, pero no fue así.

Se descubrió que el diésel, es como digo continuamente el combustible convencional que menos CO2 emite, y se empezó a ayudar al diésel, que me parece bien,  lo comento solo como actuaciones políticas, unos pocos años más tarde se le crucifica.

Ni antes tenía que haber tenido mejores condiciones que otros combustibles, menos CO2, pero más PM, NOX perjudicial para el medio ambiente, que es lo que nos mata.
Ni ahora es un criminal el que usa con Diesel. Como decíamos la semana pasada, estos movimientos de yenka no nos dejan avanzar hacia un fin, retardándonos en el tiempo y en un coste económico que casi nunca lo podemos soportar.

Los transformadores cuentan con tecnología de altísima calidad para poder seguir afrontando los desarrollos de las marcas y poder seguir transformando, usando como ejemplo tecnología de “elementos finitos” para calcular la soportación que colocan en un vehículo para mantener su estructura con las mismas garantías que el vehículo base y dar nuestros estudios al ministerio, qué es quien lo estudia y homologa.

Cuando la política se aleja de la realidad en cualquier administración y solo legisla por lo que “suena”, aunque no salga “música”, los únicos que lo sienten son sus pueblos en todos sus ámbitos, productores y clientes.
Si buscamos las mejoras del planeta en GEI (gases de efecto invernadero) y medioambientales que nos permita luchar contra el calentamiento, será necesario buscar la manera, que no será otra, que la suma de todas las tecnologías.

No podemos pedir todos los días lo mismo (eléctrico) sin tener, ni poder pagar y sin haber demostrado lo llamado “verde” con lo cual se nos llena la boca, sin saber lo que decimos. Solo pedimos, ni siquiera que nos escuchen, eso cada día es más difícil para nosotros y para todos, solo que busquen a un consejo de “sabios” muy de actualidad y se dediquen a preguntar y, seguramente, en este como en todos los sectores nos vaya mucho mejor.
Recuerden, ustedes son nuestro fin y nuestro futuro.